jueves, 7 de junio de 2007

Ritalina

Las luces de la plaza son amarillas, la alberdi, el banco de la plaza y las lágrimas, también amarillas.
Mientras estudiaba estadística pensaba que a lo mejor yo también era amarilla, y que la ritalina no servía para nada, la ritalina recetada para el déficit atencional no funciona, está prohibida, mi pelo oscuro amarillo, mis ojos negros amarillos, las luces de la plaza amarillas, tus ojos amarillos, la ritalina está prohibida, la caro tampoco piensa en las medidas de tendencia central, y yo no puedo concentrarme ni en las amarillas estadísticas de mis promedios.

6 comentarios:

Verónica Cento dijo...

El color amarillo me recuerda a la maga de Cortázar.

Sole, lindo texto!

Un besho

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

A mí también me gustan las rosas amarillas, no tanto las estadísticas.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

esta seguidilla de drogas me parece excelente.
la aplaudo de pie, a usté, no a los medicamentos, vio?
un fuerte abrazo,
cris
(la de la luna)

::: dijo...

Amarillo azufre? cuidado que envenena.
Como la ritalina, como estadística, como la profesora que parece spinetta pero no sabe de canciones ni de poesía. Y lo único que te salva es el déficit atencional.

ynsv dijo...

jajjaja. solecitame permito una intromisión no será que uno no habra nacido para el calculo. los matemáticos se desvancen ante los imprevisibles de la vida, los dueños de las ciencias medicas, farmaceuticas y estdisticas no creo que sepan entender que es bello el amarillo que el promedio del indice del gataflorismo reinante.

(...) dijo...

la ritalina es un medicamento que les deron durante años a aquellos niños con deficit atencional...ahora esta prohibida con un monton de contraindicaciones.

un horror de las cs medicas.

gracias por los comentariosss.
abrazos.