viernes, 16 de noviembre de 2007

Cartas a la espuma



Apareció una mañana entre las semillas y creyó que eran piedritas en las sandalias nuevas. Saltó entre la arena creyendo que así se escaparían con el agua de las olas esas que saben dejar desnudas las cartas, las dudas, las piernas, los anillos y las espaldas. Se enfrentó a que las olas se transformaran en espumas, en otros puntos cardinales, en cangrejos que borró de la memoria para no seguir llorando. Te traje las piedritas, te las traje. No son piedritas, son semillas. En este instante, justo en este instante en que vos te estás yendo a la luna, justo que te estás yendo a seguir siendo plateado. No sé que rayos pasa. Está lloviendo. No, son los fuegos artificiales de inauguración de nuevas estaciones. Semillas que molestaban entre los dedos ésos que ahora saben elegir esos brotes que nacen desde abajo, que vienen a creer en ésas escuelas de disfraces, que saben esperar la otredad de noviembre frío, que quieren saber donde seguir nadando entre la espuma, otros cangrejos, nuevos satélites y viejas canciones pensadas para compartir.
Ahora nos escribimos cartas con la nariz.

3 comentarios:

tiene un blog dijo...

oh
me ha gustao mucho esto
y las cartas!

salutt!

marié a secas.... dijo...

nuevos sat�lites y viejas canciones pensadas para compartir.
Ahora nos escribimos cartas con la nariz.


me derreti!!

abrazos

Nefi dijo...

Escrituras de narices... cuanto extraño eso.

Un besote niña!