viernes, 19 de octubre de 2007

Siesta

A la siesta cuando sueña, habla de él y de sus ojos que a veces cambian de color y que ultimamente parecen de color plateado.
A la siesta hay luces de soles atrás de las cortinas, de peces que dibujan manos llenas de besos y de encuentros desencontrados amarillos y cálidos.

7 comentarios:

yo dijo...

como dormir en un acuario

salga a la calle conmigo dijo...

que lindo amiga, que lindas que son sus palabras utlimamente!

en camino de las hermosas y felices palabras, en camino vamos...

se la queire!!!

besos

tiene un blog dijo...

ah, october y lámour

como siempre muy linda escribición

salut!

Nefi dijo...

Y de algunas siestas es mejor no despertar jamas.

Cuatro besos!

c dijo...

Que se prolonguen hasta unirse con la noche!

Jota dijo...

ay que tierno!!! muy tierno!

un beso!

sole (...) dijo...

graciasss

y siiii
que se prolonguen.
que hermosoooo.