miércoles, 27 de septiembre de 2006

abril

Estos últimos días me venía sintiendo como frida cuando le escribía a diego porque se iba, con un cromatismo casi nulo, lleno de reveses. Me gusta robarte las palabras, vos no sé si te das cuenta o no, pero yo las mezclo, las repito, las subrayo, las memorizo. Y cuando las repito, me imagino besos en camas blancas de orfanato, dictaduras azules, caminante muchacho que en abril te vas. Porque ahora, abril sólo es dulce para vos, eso digo cuando callo, desprecio de atajos que se volvieron eternos, siempre, con un ojalá en la mirada, con una sonrisa fácil, herida, siempre, no sé porqué, no me esperaste más.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

PALABRAS QUE DESDE YA SUENAN LINDAS, AGRADABLES Y CONTRASTANTES. DICEN, ABREN MIRADAS, CONSTRUYEN PREGUNTAS Y OPCIONES.
POSTALES QUE SABEN ACOMPAÑAR, SIN REDUCIRSE A ELLO.

Anónimo dijo...

PALABRAS QUE DESDE YA SUENAN LINDAS, AGRADABLES Y CONTRASTANTES. DICEN, ABREN MIRADAS, CONSTRUYEN PREGUNTAS Y OPCIONES.
POSTALES QUE SABEN ACOMPAÑAR, SIN REDUCIRSE A ELLO.

victoria dijo...

tantas veces te ame
en tantas tan diferentes
tantas veces te busqué
entre besos
miradas
y palabras tantas






me hizo acordar a eso



bello

té de peperina dijo...

se reduce todo a todo.
gracias!